Cuota Alimentaria en Argentina [2018]

En Argentina, si tenés hijos y te separaste de tu pareja, entonces podés solicitar la cuota alimentaria. En este artículo trataremos las dudas más habituales que pueden presentarse en el juicio por alimentos. Toda la información está actualizada al año 2018.

 

¿En qué consiste la cuota alimentaria?

En Argentina, se le denomina cuota alimentaria a la obligación que tienen los padres de dar alimentos a sus hijos. La obligación de suministrarles alimentos es hasta que éstos cumplen los 21 años de edad. Cabe aclarar que la obligación puede extender hasta los 25 años, cuando los mismos siguen estudiando.

La obligación de dar alimentos consiste en el conjunto de cosas que se requiere para vivir. Es decir, se tiene en cuenta: alimentos, vivienda, salud, vestimenta y educación, así como también otros gastos, como puede ser una actividad deportiva por ejemplo. Es por este motivo que, por lo general, la cuota alimentaria se representa con un monto de dinero que cubre estos gastos mencionados o parte de ellos.

¿Siempre ambos padres están obligados? El deber de los padres de suministrar alimentos a sus hijos siempre está e incluye a ambos.

 

Solicitar alimentos

¿Cuándo se pueden solicitar los alimentos para mi hijo? El concepto de cuota alimentaria surge al momento de la separación o divorcio de los padres del menor. Cuando esto sucede, uno de los dos queda a cargo del cuidado del menor, siendo generalmente la madre. Es allí donde, quien tiene el cuidado del menor, tiene derecho a pedir legalmente que el otro progenitor colabore con el suministro de alimentos. Esto se manifiesta a través del conocido “juicio por alimentos”. Cabe destacar que muchas “ex parejas” arreglan entre ellos una ayuda monetaria, sin llegar a la justicia. Pero si el otro progenitor se niega o es insuficiente la ayuda que presta, se procede a la demanda.

 

Edad máxima para reclamar la cuota

¿Hasta qué edad se pueden reclamar los alimentos? Por ley, la cuota alimentaria puede ser exigida mientras el hijo entre ambos padres sea menor de 21 años. Pero existen dos excepciones.

La primera excepción, que es la más común, se manifiesta cuando el hijo tiene 21 años o más, pero continúa estudios universitarios con regularidad. En este caso se puede extender la cuota alimentaria hasta que el mismo cumpla los 25 años de edad.

La segunda excepción, poco común y que habitualmente no es aprobada por el juez, consiste en que el progenitor obligado a cumplir con la cuota alimentaria pruebe que el hijo, mayor de 18 años, posee ingresos suficientes para mantenerse por su cuenta.

En el anexo final de este artículo extenderemos ambas excepciones.

 

Cumplir con los alimentos

¿Cómo se cumple con la obligación por alimentos? Como se mencionó al principio, cumplir con la obligación de dar alimentos a los hijos no incluye sólo alimentarlos sino que consiste en cubrir un conjunto de necesidades, siempre teniendo en cuenta las posibilidades económicas de ambos padres.

 

¿Qué incluye la cuota?

¿La cuota consiste sólo en dinero? Por lo general, la cuota alimentaria consiste en un monto de dinero mensual que entrega un progenitor a otro. Pero en realidad, la cuota puede ser totalmente monetaria o en forma de especies, siendo total o en parte. Esto quiere decir que el juez puede determinar un monto total monetario, pero este puede dividirlo mitad en dinero y mitad en especies. Por ejemplo, el padre le puede pasar a la madre un porcentaje de su sueldo correspondiente a la mitad de dinero exigido, y por la otra mitad, puede comprarle ropa al hijo o pagarle los estudios y/o deportes. De todos modos, esto último debe acordarse entre los padres y por supuesto ser aprobado por el juez.

 

Dudas puntuales sobre los alimentos

A continuación se detallan algunas preguntas comunes.

 

Fecha de pago de la cuota

¿Cuándo se tiene que pagar la cuota alimentaria? En el caso del monto en dinero, el mismo se puede pagar una vez al mes, cada 15 días o cada semana. Esto es acordado entre ambos padres y según lo disponga el juez.

 

Pagarle a mi hijo

¿Puedo pagarle directamente? Sí, pero sólo en el caso de que el hijo sea mayor de edad, es decir, tenga 18 años o más. De lo contrario, será el progenitor a cargo el que cobrará en su nombre. Cuando el hijo cumple los 18 años, puede solicitarle al juez recibir el dinero en una cuenta propia.

 

Si el otro padre no me ayuda con mi hijo ¿Qué puedo hacer?

Podés consultar a un abogado particular o bien dirigirte al Centro de Acceso a la Justicia más cercano a tu domicilio, ya sea para convocar al otro padre y llegar a un acuerdo por medio de una mediación, o bien directamente iniciar un juicio por alimentos.

 

Monto y porcentaje de la cuota

En esta sección se responden preguntas referidas a cómo se fija el monto de la cuota.

 

% de la cuota

¿Cuál es el porcentaje de la cuota alimentaria? La ley argentina no establece un monto mínimo para la cuota alimentaria, pero sí se establece un porcentaje mínimo, el cual es entre 20% y 40% del sueldo del progenitor obligado. Este porcentaje depende de varios factores, incluyendo si es un hijo o varios hijos por los que tiene que responder el progenitor, por ello es que tiene tanto margen de movilidad. Por otro lado, al estar la cuota alimentaria ligada a un valor en porcentaje, la misma no se ve afectada en principio por la inflación que hay en nuestro país.

 

Aguinaldo

¿La cuota incluye el aguinaldo? Por acuerdo de los jueces argentinos, la cuota alimentaria está incluida en el aguinaldo del progenitor obligado, siendo ésta equivalente a un porcentaje o monto fijo.

 

Fijando el monto final

¿Quién fija el monto cuando los padres se divorcian? En principio, son los mismos padres los que pueden ponerse de acuerdo en lo que cada uno aportará para su hijo. Pero en el caso de que los mismos no se pongan de acuerdo, interviene un juez, quien determinará de la manera más justa la cuota.

 

Consideraciones del juez

¿Qué se tiene en cuenta para fijar el valor o porcentaje de la cuota? Para fijar el monto o porcentaje de la cuota alimentaria, el juez tiene en cuenta varios puntos o factores. Algunos de estos son: ingresos económicos de ambos padres, edad del menor, vivienda, gasto alimenticios, educación, discapacidades o enfermedades.

El juez realizará varios tipos de evaluaciones y teniendo en cuenta lo dicho anteriormente.

 

Factores principales para fijar el porcentaje de la cuota

– Ingresos monetarios de los padres: el juez busca un equilibrio entre los ingresos económicos de ambos padres. Es decir, debe cumplir el derecho del menor de vivir acorde a lo que pueden brindar sus progenitores.
– Vivienda: el juez tiene en cuenta si el menor vive en una vivienda propia (de un familiar) o si debe alquilar. El monto monetario en caso de ser alquilada se tendrá en cuenta a la hora de fijar el porcentaje de la cuota alimentaria.
– Gastos de alimentación: el juez tendrá en cuenta la canasta familiar y el dinero necesario para asegurar la buena alimentación del menor.
– Discapacidades o enfermedades: se tiene en cuenta cualquier gasto extra que se manifieste con alguna discapacidad o enfermedad crónica del menor. En este aspecto, el juez no sólo considera la parte física, sino cualquier afección psíquica o psicológica.

 

La educación

Ya sea que el menor esté en el nivel primario, secundario o por excepción en el universitario, el juez determinará los gastos vinculados con la educación. Es decir, se considerarán los gastos producto del material de estudio o transporte, por ejemplo. También se tiene en cuenta actividades educativas extras como el estudio de idioma.

 

Otros factores

El juez también evaluará otros factores como ser si el menor posee obra social, así como también si tiene que responder a otros gastos relacionados a prestaciones de salud. También se tiene en cuenta que el progenitor que quede a cargo del menor, tendrá menos tiempo de dedicación para obtener mayor ingreso monetario.

En cualquier caso, todo factor que requiera comprobar el juez deberá ser demostrado por el progenitor correspondiente para poder determinar eficientemente el valor final de la cuota alimentaria.

 

Juicio por alimentos

A continuación se exponen algunas preguntas puntuales sobre el juicio por alimentos.

 

Iniciar el reclamo

¿Quienes pueden iniciar el reclamo de la cuota alimentaria? El reclamo por la cuota puede iniciarlo en principio el padre que está haciéndose cargo del hijo. Pero también puede iniciarlo el hijo, si el mismo tiene la madurez suficiente. Para ello deberá contar con un abogado que lo represente. Existe una tercera posibilidad, en el cual un pariente del joven o el mismo Ministerio Público se encargue de iniciar el reclamo por la cuota.

 

Cuota alimentaria provisoria

Durante el juicio por alimentos ¿mi hijo comienza a cobrar? Sí, al iniciar el juicio por alimentos, el juez puede ordenar lo que se denomina cuota alimentaria provisoria. Para ello, quien está a cargo del hijo, debe demostrar que necesita el dinero para cubrir las necesidades de éste. Por supuesto que estos alimentos provisorios, no representan el monto final que tendrá la cuota luego del juicio.

 

Los abuelos

¿Se puede reclamar la cuota alimentaria a los abuelos de los hijos? Sí, puede hacerse. En el caso de que el padre al que se le hace el juicio no pueda responder o bien el mismo incumpla con su obligación, se puede iniciar un juicio a los padres del mismo, es decir, a los abuelos del joven para que respondan por éste.

 

Dudas y casos de alimentos

En esta sección se analizarán disintas dudas y situaciones que surgen durante el juicio por alimentos.

 

Excepción por estudio

¿En qué casos y cómo se manifiesta la excepción de la cuota alimentaria hasta los 25 años de edad? Por jurisprudencia de muchos tribunales en Argentina, se ha determinado que la cuota alimentaria sea extendida excepcionalmente hasta los 25 años de edad siempre y cuando el hijo continúe estudios universitarios. Pero para poder exigir esta excepción a los 21 años de edad, el hijo deberá:
Seguir sus estudios universitarios de manera regular. Esto quiere decir, estar cursando una carrera universitaria y estar al día con la misma en relación a la edad que tenga. Por ejemplo, si el joven hace 3 años que está re-cursando el primer año, el juez probablemente rechace la excepción.
Tener menos de 25 años de edad.
Necesitar ingresos económicos para poder enfrentar los gastos que surjan.

 

El valor del cuidado

Si me separé y soy quien se encarga del cuidado ¿cuenta como alimentos para mis hijos? El tiempo y las tareas que realiza un padre para con su hijo, tienen un valor ante el juez. Esto es tenido en cuenta a la hora de determinar qué aporta cada padre. Este valor se representa a favor y en forma económica, aunque no sea un aporte monetario en sí. Cuando llega el momento de fijar la cuota alimentaria, el juez considera dicho valor además de otros factores.

 

Custodia compartida

Si mi hijo convive el mismo tiempo conmigo que con el otro padre ¿se puede reclamar una cuota alimentaria? En este tipo de casos, el juez evalúa el poder económico de ambos padres. En el caso de que uno de los dos tenga más recursos económicos que el otro, el juez determina una cuota alimentaria para que le pase al padre con menos recursos. Esto es para garantizar de que el hijo mantenga el mismo nivel de vida que ambos padres pueden ofrecerle.

 

Asignación universal por hijo

¿Qué relación hay entre la cuota alimentaria y la asignación universal por hijo? No hay relación. La asignación universal por hijo es abonada por el Estado argentino a través del organismo público llamado ANSES. La misma puede ser cobrada por cualquiera de los dos padres si se cumplen los requisitos que se exigen. Por otro lado, la cuota alimentaria forma parte de una obligación que tiene uno de los padres para con el otro, producto de no ser quien tiene la protección del hijo.



Ejemplos de cuota alimentaria

A continuación se exponen algunos ejemplos de casos de juicio por alimentos, para que el lector entienda mejor las distintas situaciones que pueden presentarse.

 

Casos básicos


Tener en cuenta la situación en la que dos padres se separan de hecho (no viven más juntos) y tienen un hijo menor de 21 años en común.

 

Caso 1

El padre tiene trabajo pero no ayuda económicamente a la madre. La madre tiene trabajo pero igual necesita. La madre hace juicio de alimentos. El juez determina que, por los factores especificados anteriormente, el padre debe cumplir con la cuota alimentaria respondiendo con un 25% de su sueldo.

 

Caso 2

El padre tiene trabajo pero no ayuda económicamente a la madre. La madre no tiene trabajo y hace juicio de alimentos. El juez determina que el padre debe responder con una cuota alimentaria de 35% del valor de su sueldo.

 

Caso 3

Ambos padres trabajan, pero el padre no está ayudando. La madre hace juicio por alimentos. El juez determina que el padre debe responder con un 20% de su sueldo por cuota alimentaria. Los padres acuerdan que el 10% sea monetario y el otro 10% en concepto de especies, pagando el padre los deportes del hijo y comprándole ropa. El juez aprueba dicho acuerdo.

 

Caso 4

Considerando el caso de tener dos o más hijos menores en común. Ambos padres trabajan. El padre pasa dinero a la madre por sus hijos, pero es insuficiente. La madre hace juicio de alimentos. El juez determina un 35% del valor del sueldo del padre para la cuota alimentaria de sus hijos.

 

Excepciones


Ejemplos de cuota alimentaria para hijos entre 21 y 25 años (con padres separados), que estén estudiando en la universidad. En todos los casos, tener en cuenta que el hijo estudia en la universidad y está al día en la carrera.

– El hijo necesita dinero para cubrir el transporte y los materiales de estudio. El juez determina un 10% del sueldo del progenitor en concepto de cuota alimentaria.

– El hijo trabaja también, pero tiene que viajar diariamente a una ciudad vecina para estudiar. Además sus ingresos no son suficientes porque alquila. El juez determina un 15% del sueldo del progenitor en concepto de cuota alimentaria.

– El hijo tiene problemas de salud. Esto demanda una actividad extra (como ser, tratamientos de salud, sesiones o actividades físicas necesarias para mantener la salud). El juez determina un 15% del sueldo del progenitor en concepto de cuota alimentaria.

– El hijo trabaja los fines de semana pero además alquila junto con su madre o padre. Demuestra que sus ingresos no son suficientes para cubrir gastos de estudio. El juez determina un 10% del sueldo del progenitor en concepto de cuota alimentaria.

Tomar todos estos casos sólo como ejemplo dado que cada caso tiene su propio análisis y por lo tanto su propio resultado.