¿Cómo saber si tengo deudas?

Hoy en día, con el masivo uso de las tarjetas de crédito y las compras en cuotas, es frecuente que las personas contraigan deudas, así sean sólo del mes corriente, porque muy poca gente abona en efectivo o con débito absolutamente todas sus compras. También puede ser que se contraiga una deuda por falta de pago, porque se sacó un auto en cuotas o bien porque se solicitó un préstamo. Para todo ello, existe una forma de saber todas las deudas informadas legalmente al Banco Central de la República Argentina (BCRA).

En la siguiente página usted puede consultar si tiene deudas vigentes a través del sitio oficial del BCRA: consultar deudas. Para realizar su consulta, primero debe ingresar su CUIL / CUIT y validar el recuadro “No soy un robot” (realice lo que pide el recuadro y luego cuando esté seguro presione el botón verificar). Luego de completar la detección, presione el botón consultar.

 

Análisis crediticio

Lo primero que nos aparecerá en el caso de tener deudas, compras con tarjetas de crédito u otras actividades financieras pendientes, es una tabla con los encabezados siguientes:
– Denominación del deudor: es el nombre correspondiente al CUIL / CUIT consultado.
– Entidad: es el nombre de la entidad con la cual tenemos la deuda o actividad crediticia.
– Período: corresponde al mes de la última revisión financiera que hizo el BCRA.
– Situación: marca el estado de la deuda. Si el número es un 1, entonces estamos al día.
– Monto: corresponde al importe de la deuda en miles, es decir, por ejemplo un 7 equivale a $7000.
– Días de atraso: algunas entidades informan desde cuándo se arrastra la deuda.
– Observaciones: algunas entidades informan alguna descripción correspondiente a la deuda.

 

Estado de una deuda

Entre las situaciones en la que se encuentra una deuda, como ya se mencionó, la situación 1 significa que estamos al día con todos los pagos. Por el contrario, si este número es mayor a 1, es porque no hemos pagado el importe demandado por la entidad que nos financió, sea tarjeta de crédito, banco, etc., con lo cual tenemos una deuda impaga.

La situación 2 es la menos peligrosa para nuestro estado financiero, pero es una advertencia de que si no cancelamos dicha deuda correremos riesgo de tener problemas en cualquier otra entidad financiera. Por ejemplo, no poder sacar un nuevo crédito o tarjeta. Por lo general se tiene un tiempo de dos o tres meses aproximadamente hasta pasar a la siguiente categoría, pero en lo posible conviene cancelar cuanto antes.

La situación 3 ya indica que tenemos un problema porque la entidad financiera informará al sistema financiero que tenemos una deuda impaga con riesgo medio. Por lo general en estos casos, las entidades mandan información personal del deudor al veraz o realizan acciones similares, ejerciendo presión en la persona. Estar en el veraz por ejemplo, impide que el deudor pueda tomar una nueva financiación en absolutamente cualquier entidad financiera o negocio con el cual no lo haya hecho de antemano.

Las siguientes situaciones, es decir, la 4, 5 y 6, por lo general conllevan a juicios y futuros embargos. La situación 4 indica un alto riesgo de insolvencia, la 5 que una deuda irrecuperable y la 6 que es una deuda irrecuperable por disposición técnica. Llegar a estos estados, especialmente el 5 y el 6, no sólo tendremos problemas judiciales y de embargo, sino que cancelada la deuda, el deudor tendrá que esperar varios años hasta poder tener nuevamente la posibilidad de contraer un nuevo financiamiento, es decir, no podrá tener una tarjeta de crédito, ni sacar un nuevo crédito.